< Volver a todos los artículos

Parte 2 de la Serie Respuestas Y Recuperación ante la COVID-19

Publicado: 2020


Nicholas Bahr, Director Global de la Práctica de Gestión de Riesgos Operativos DuPont Sustainable Solutions (nicholas.bahr@consultdss.com)

A medida que se desarrolla la crisis generada por COVID-19, los líderes políticos y empresariales parecen estar caminando en la oscuridad, utilizando una amplia variedad de medidas no probadas para limitar los daños a sus economías, comunidades y operaciones. En medio de todo esto, surge una paradoja: el paso del tiempo está afectando negativamente los ingresos de las organizaciones, pero aún nos permite aprender y mejorar las estrategias de mitigación que pueden ayudar a garantizar la continuidad de los negocios y también proteger a las personas.


En la edición anterior de nuestra Serie de Respuestas y Recuperación ante la COVID-19, discutimos qué tan bien las empresas estaban preparadas para responder a la crisis impuesta por la epidemia y destacamos siete recomendaciones importantes para que los líderes comiencen a planificar los esfuerzos de reacción y recuperación. Basados en crisis pasadas y organizaciones que ya están comenzando a recuperarse, compartiremos lecciones y mejores prácticas que ayudan a garantizar la continuidad de los negocios e impulsar un proceso de recuperación más eficiente.


Siete lecciones aprendidas


Aunque todavía hay mucha incertidumbre, ya sea debido a la falta de conocimiento sobre la dinámica del coronavirus, a la duración de los bloqueos (lockdowns) o a las perspectivas económicas mundiales, podemos mencionar las mejores prácticas desarrolladas en China, Corea del Sur y otros lugares, así como las adquiridas en crisis pasadas, para ayudar las empresas a desarrollar planes efectivos y mantenerse un paso adelante en la crisis actual.


Las personas son lo que más importa


Si bien los problemas financieros y las presiones de los accionistas son predecibles en momentos como este, puede haber muchos daños si los líderes no priorizan la seguridad y la salud de los empleados durante los procesos de respuesta a la crisis y recuperación. Por ejemplo, mientras los competidores Nike y UnderArmour anunciaron que cerrarían sus tiendas en los Estados Unidos, Canadá y Europa y pagarían a los empleados por los turnos perdidos, Adidas tomó una ruta diferente: el CEO Kasper Rorsted dijo en una nota interna filtrada que deberían "mantener la empresa en funcionamiento y abierta a los negocios... cerrarla sería fácil, pero permanecer abierta en un entorno saludable requiere coraje, persistencia y enfoque”. Sin embargo, la decisión cambió al día siguiente . Este enfoque reactivo puede tener un efecto significativo en el estado de ánimo de los empleados y también dañar la reputación de la marca entre los consumidores.


Por otro lado, la empresa china Jingye, que recientemente adquirió British Steel, ha dado un paso proactivo al enviar un jet privado con equipo médico y de protección, incluyendo máscaras, anteojos, termómetros y guantes médicos a los empleados de las instalaciones de Scunthorpe en el Reino Unido, así como al hospital local .


Las empresas que garantizan seguridad y claridad a los empleados y demuestran compromiso no solo se beneficiarán del mejor espíritu de los empleados, sino también de un entorno confiable y de la facilidad de implementar cualquier acción futura relacionada con la adaptación operativa o la flexibilidad de la fuerza laboral.


Específicamente, hay algunas acciones y consideraciones que recomendamos para las empresas durante este período.


Primero, las empresas deben tratar de mantener a los empleados en sus nóminas tanto como sea posible. Los gobiernos de todo el mundo han implementado varias medidas de flexibilidad, con diversos grados de remuneración a las empresas para ayudar a cubrir el costo de los salarios. Sin embargo, si el ajuste del costo fijo es esencial para la supervivencia del negocio, considere la reducción de horas de trabajo o licencias en lugar de despidos.


En segundo lugar, si tiene una fuerza de trabajo de campo, busque un mecanismo de monitoreo para rastrear a los empleados y medidas para protegerlos de los riesgos que enfrentan, siempre de acuerdo con las regulaciones locales. Asegúrese de que estén usando los equipos de protección personal (EPP) apropiados.


Identificar los riesgos que enfrenta y saber cómo mitigarlos


Debido a la incertidumbre inherente a esta pandemia, las empresas deben realizar nuevas evaluaciones de riesgos a medida que evoluciona el brote. Debemos considerar las implicaciones humanas, financieras, tecnológicas y operativas de un impacto financiero a corto plazo, una desaceleración económica y una recesión mundial sostenida.


El objetivo principal es identificar las amenazas y los riesgos a los que está expuesta la empresa y recomendar controles de mitigación. Esto comienza determinando qué activos críticos deben protegerse y cómo ciertas amenazas pueden afectarlos. A partir de entonces, las empresas deben revisar estrategias de mitigación específicas para las amenazas y si la atención debe centrarse en prevenir, detectar o limitar las pérdidas.


En el caso de que los controles sean inadecuados, las empresas deben considerar medidas de gestión de riesgos más concretas, como protección física o lógica, cambios en los procedimientos u optimización de las cadenas de suministro. Este proceso debe ser replicado a nivel corporativo y en cada sitio. Por lo general, las evaluaciones de riesgos se centran en la probabilidad del incidente, pero en este escenario, es importante centrarse en las vulnerabilidades. Es necesario reevaluarlas, lo que sucedería si se manifiestan y las posibles medidas de control que pueden implementarse. Si se adoptan nuevas medidas de control, deben describirse en la política de la empresa, integrarse con los procedimientos y comunicarse a los empleados.


Por ejemplo, Laird Performance Materials, una fabricante global de componentes protectores para productos de alta tecnología, dio un paso rápido para proteger a su personal y su negocio cuando apareció el coronavirus . Después de cerrar las fábricas en el Año Nuevo chino, logró recuperar el 98% de la fuerza laboral después de un mes de paro, sin empleados infectados. Los pedidos de los clientes se cumplieron a tiempo, y la empresa pudo aumentar la producción para satisfacer niveles más altos de demanda . La persona responsable del equipo de trabajo de la empresa durante la lucha contra la COVID-19 señaló el intenso enfoque en las evaluaciones de riesgos como un factor clave para el éxito de la protección de los empleados y de las operaciones.