< Volver a todos los artículos

Las Empresas Deben Esforzarse para Alcanzar un “Estado Confiable”

Por : Stuart Grant, Global Maintenance & Reliability Champion DuPont Sustainable Solutions En la forma publicada en Plant Engineering, Marzo, 2017


En la economía global actual, que evoluciona rápidamente y es cada vez más competitiva, las empresas están bajo una presión tremenda para funcionar en el pico del desempeño, y hacerlo en forma costo-efectiva. Pero, con tantas iniciativas y programas que abarcan las operaciones diarias de una organización y compiten por tiempo y recursos limitados, puede ser difícil que las empresas sepan dónde enfocar su atención.


Si bien esas iniciativas que las empresas consideran prioritarias variarán dependiendo de la situación única del negocio de la organización y el sector industrial, un área en la que la mayoría de las compañías en la industria de la manufactura debería tener la sabiduría de enfocarse, es la convergencia de la seguridad, la confiabilidad y la productividad que permite alcanzar un “estado confiable”.


Un “estado confiable” es el punto en el que la seguridad, confiabilidad y productividad de una empresa son óptimas. El resultado es que las organizaciones son capaces de concretar mejor desempeño, eficiencia y rentabilidad. Como el término sugiere, las operaciones confiables son una piedra angular para lograr la seguridad y la productividad óptimas.


Con respecto a la seguridad, de manera general, mientras más reactivo o correctivo sea el mantenimiento que una empresa debe realizar para reparar el equipo y sus componentes, mayor será el riesgo de lesión para los trabajadores, dado que este tipo de mantenimiento puede ser más impredecible y peligroso que el mantenimiento preventivo. Al incrementar la confiabilidad del equipo a través del uso del mantenimiento de precisión, predictivo y planeado, las reparaciones no programadas se quedan en el mínimo, y se logra una reducción en los incidentes de seguridad y lesiones.


De manera similar, cuando es necesario aplicar mantenimiento reactivo o correctivo para reparar el equipo o los componentes, generalmente los activos están fuera de operación por un periodo de tiempo más largo que en el caso del mantenimiento preventivo. Mejorar la confiabilidad del equipo reduce la necesidad de intervenciones mecánicas (condiciones temporales), y permite que los activos operen en intervalos más largos, lo que a su vez incrementa la productividad.


Pero, ¿cuáles son los pasos que las empresas pueden dar para mantener su programa de mantenimiento y confiabilidad funcionando al máximo, en forma tal que puedan alcanzar un “estado confiable” de mayor confiabilidad, seguridad and productividad?


Primero y más importante, lograr un “estado confiable” debe ser una meta colectiva de toda la organización, tanto del liderazgo de la empresa como de los empleados. Con frecuencia, esto involucra cambiar la manera en que el concepto de confiabilidad es percibido. Los empleados a veces tienen la idea equivocada de que las ganancias en productividad que se logran a través de los programas de confiabilidad en realidad pretenden, principalmente, reducir el personal en la empresa. Por eso es tan importante que los empleados se den cuenta de que mejorar la confiabilidad del equipo en sus áreas de control se trata de crear un entorno laboral más seguro para ellos y los demás empleados – se trata de protegerlos.También es importante que los ejecutivos de la empresa dejen claro su compromiso para mejorar la confiabilidad ante todos los empleados. Esto incluye demostrar su compromiso no sólo dedicando los recursos financieros necesarios, sino también transmitiéndolo a través de las comunicaciones frente a frente con los empleados en el área de producción, en un tono que respalde los esfuerzos que ellos hacen.


Cuando los empleados están convencidos de “querer lograr” un “estado confiable,” los procesos y las prácticas deben ejecutarse efectivamente para alcanzar y sustentar la meta. Esto requiere que el trabajo sea ejecutado con disciplina operativa (DO). DuPont Sustainable Solutions (DSS) define a la DO como, “la dedicación y el compromiso profundamente enraizados en cada miembro de la organización para realizar cada tarea en la forma correcta, siempre”.


En pocas palabras, la DO significa cumplir un conjunto de procesos bien pensados y bien definidos, y ejecutarlos consistentemente en la forma correcta. La DO constituye una manera estructurada de hacer las tareas a través de un conjunto fundamental de procedimientos que son específicos para la oferta única de servicios y productos de un negocio. Esto mejora la ejecución y el desempeño del trabajo a través de una organización, hasta un punto en el que los líderes y los empleados de manera consistente y continua satisfacen las necesidades operativas cotidianas del negocio en forma oportuna y segura.


Cuando las empresas emplean la DO, ciertas tareas alcanzan mayores niveles de eficiencia, contribuyendo a que haya menos errores y una mejor calidad. Como resultado, el tiempo y las oportunidades se abren para que todas las personas se enfoquen en elevar el desempeño y los resultados. Los beneficios tienen un efecto dominó, donde cada uno de ellos tiene el poder de desencadenar una mejora rápida y continua. Independientemente dela industrial la DO incrementa la confiabilidad, disminuye el riesgo de ocurrencia de un incidente de graves consecuencias, y contribuye a una mayor productividad.


Una forma de garantizar la DO, es que las empresas se enfoquen intensamente en satisfacer los indicadores de pronóstico (leading indicators) en sus programas de mantenimiento y confiabilidad. Si los indicadores de pronóstico no son reconocidos y no se actúa en consecuencia, darán como resultado una falla o evento real, lo que es un indicador retrospectivo (lagging indicator). Éstos pueden incluir incidentes con cuasi-accidentes y condiciones inseguras, o una falla temprana en el funcionamiento del equipo. Un ejemplo simple puede ser el óxido. La presencia de óxido en un componente es un indicador de pronóstico de corrosión y de pérdida de integridad mecánica, y si no se resuelve inmediatamente a través de una acción de mantenimiento preventivo (por ejemplo, eliminándolo y pintando de nuevo el componente), podría llevar a un indicador retrospectivo. En este caso, el indicador retrospectivo sería un orificio en el componente que ocasionaría pérdida de contención de materiales peligrosos.


La tendencia humana está inclinada hacia la resolución de los indicadores retrospectivos, porque requieren atención inmediata. En algunos casos, sin embargo, estos indicadores pueden ser tan graves como un incidente mayor que requiere parar el equipo durante un largo periodo de tiempo, o incluso un deceso. Claramente, esforzarse en resolver los indicadores de pronóstico a través de una buena DO, es una de las mejoras formas en las que las empresas pueden incrementar la confiabilidad, la seguridad y la producción.


Pero sustentar la DO a través de la organización no es tarea fácil. Las empresas necesitan adoptar una estrategia integrada (ver Figura 1), en sus procesos de negocio, si desean que las operaciones mejoradas se implementen de manera efectiva y eficiente, en una base consistente. Una estrategia integrada enlaza diversos elementos críticos, incluyendo:


  • Gestión del proceso: Establecer la estrategia, gobernanza e indicadores clave del desempeño (key performance indicators) (KPIs), desarrollar una eta organizacional para sustentar los procesos, y monitorear el desempeño.
  • El modelo técnico: Los pasos y procedimientos específicos para conducir un programa de mantenimiento y confiabilidad, y enfrentar los peligros identificados.
  • Un motor de capacidades: La capacitación y coaching necesarios para dar a los empleados las habilidades correctas y la mentalidad de colaboración para buscar la DO.
  • Mentalidades y conductas: Motivar a los empleados, cambiar las conductas y fomentar la propiedad individual de los resultados, a través de la participación activa del liderazgo corporativo, desde los ejecutivos Suite C, hasta el nivel crítico de la gerencia de primera línea.


Esta estrategia integrada promueve la DO requerida para que las empresas logren un “estado confiable.”


Optimizar la confiabilidad, seguridad y productividad de una empresa puede parecer una tarea abrumadora, particularmente dadas las muchas prioridades en competencia que las organizaciones enfrentan. Pero al pensar en ellas como prioridades interdependientes, y buscarlas a través de procesos de negocios que están totalmente integrados, la meta del “estado confiable” es posible.